sábado, 1 de junio de 2013

[Aventuras Conversacionales] Curiosidades en torno al origen de Aventuras AD

____________________________________________

HOY:
Curiosidades en torno al origen de Aventuras AD

Buenas a todos! Sí, soy yo, Santiago Márquez. Si sois asiduos a este blog, es probable que mi nombre os suene por la entrevista que Yolanda me hizo por estos lares hace algunas semanas. Pues bien, después de aquella entrevista, Yolanda me propuso abrir una sección dentro de su blog, para dar a conocer mucho mejor las aventuras conversacionales a todo el mundo. Y dado que me pareció una idea muy buena, pues por aquí estaremos ocupando su espacio virtual contándoos cosas sobre este mundillo.

Hoy vamos a hablar sobre el origen de Aventuras AD y cómo un pediatra acaba convirtiéndose en el carcamal más querido para todos los que nos deleitamos con una buena aventura. ¿Os suena el nombre del Viejo Archivero y de la sección El Mundo de la Aventura de la revista MicroHobby?
Bueno, pues esta es su historia.

Probablemente Aventuras AD haya sido la compañía más extraña de todas las que poblaron la tan famosa llamada Edad de Oro del Software Español. Y su puesta en marcha no pudo ser más curiosa, ya que Andrés Samudio, cuando se presentó en las puertas de Dinamic, no perseguía montar una empresa sino que Dinamic publicase su juego “La Diosa de Cozumel”. O sea, que para todos aquellos que piensen que fue “La Aventura Original” la primera aventura que el equipo de Aventuras AD creó, está completamente equivocado, aunque sí fue la primera que se editó bajo las órdenes de Samudio.

Lo curioso del caso es que el mundo conversacional hispano, por aquellas fechas (finales de los 80) gozaba de una relativa buena salud, y habían aparecido algunos juegos que tuvieron una aceptación mayor de lo que podría haberse esperado, ya fuera “Yenght”, “Megacorp”, “La Guerra de las Vajillas”, “Los Pájaros de Bangkok” o el -creo que- más famoso “Don Quijote” (de este último me gustaría saber cómo se le ocurrió a Jorge Blecua, su autor, lo de “leer libro” para comenzar el juego, je, je).

Todas las curiosidades que os cuento a continuación vienen explicadas con todo lujo de detalles en el libro “Ocho Quilates” de Jaume Estevez, libro que os recomiendo que compréis si queréis entender la historia del software de entretenimiento hispano de finales de los 80. Sirvan los párrafos siguientes como una muestra, que no una copia, puesto que este pequeño texto no puede competir con todo el capítulo creado por Jaume y que resulta francamente divertido de leer.

Cuenta Andrés que su afición por los juegos conversacionales lo adquirió jugando las aventuras de Level 9 (probablemente una de las empresas más importante que hubo en esa época) y que su adaptación de la “Colossal Cave” le motivó a hacer lo mismo pero en español. Así que, uniendo su pasión por la escritura (no en vano ahora mismo “La Aventura Original” está novelada y “La Diosa de Cozumel” va en camino) y el que programar aventuras conversacionales era un proceso relativamente sencillo gracias a la existencia de los parsers, que no requerían el nivel de conocimientos de programación que exigía el ensamblador, Andrés se hizo con una copia del GAC (Graphic Adventure Creator) para Spectrum, y empezó a hacer aventuras con él.

Como os decía al principio, la primera aventura que programó fue Cozumel, aventura que tenía casi vendida a Level 9. Sin embargo, el cruce de Dinamic iba a hacer que las cosas dieran un giro inesperado al asunto, porque del intento de venderles el juego salió un acuerdo para la creación de Aventuras AD. Sello que se creó mediante la aportación de capital tanto por parte de Dinamic como de Andrés. Y es que el programa que se iba a utilizar para la creación de las aventuras y que debía permitir la creación de los juegos para diferentes plataformas, el famoso DAAD (Diseñador de Aventuras AD), costó la broma de 2,5 millones de pesetas (de finales de los 80!!!). Cifra que en más de una ocasión ha aparecido por ahí (junto al nombre de Tim Gilberts, programador del PAW y del DAAD) y que supondría a la larga, un lastre al que la compañía no podría hacer frente con los volúmenes de ventas que generó con sus juegos. Para entender lo que esta cifra significaba, hay que ponerla en contraste con el capital inicial con el que AD empezó a funcionar que era de 10 millones de pesetas.

Las aventuras que programó AD salieron en todas las plataformas de la época, tanto de 8 como de 16 bits (incluso en PC, salieron para las tarjetas gráficas CGA, EGA y VGA). Vamos, que ríete tú ahora cuando hablamos de sacar juegos para Android e iOS, el problema de la portabilidad entre máquinas viene de antiguo.

Primero apareció “La Aventura Original”, luego el “Jabato” (adquiriendo los derechos del comic de Víctor Mora) y a continuación “La Diosa de Cozumel” (o sea que la primera aventura acabó, al final, siendo publicada la tercera). A la que siguieron el resto de títulos de la empresa, en total durante un periodo de unos tres años (del 89 al 92) Aventuras AD publicó 7 títulos.
Y aunque la idea era que AD sacara títulos freelances, también en el libro “Ocho Quilates” nos explican el motivo por el cual no llegó a suceder. Y es que Andrés era muy suyo en esto de coger aventuras de fuera. “Espejos” fue una de esas aventuras que no llegó a ver la luz por este motivo, a pesar de ser un gran juego. A partir de ahí, comenzó el declive de AD y los varapalos de la crítica; algunos muy merecidos, como fue el caso de “La Aventura Espacial” -la mayor ida de olla que se ha programado nunca-; y otros menos, como las malas críticas cosechadas con “Chichen Itza” -un juego que a mí personalmente me parece más que aceptable y mejor que “Los Templos Sagrados”, pero para gustos los colores, señores-.

A la par que se dedicaba a la creación de juegos, Andrés escribía en varias revistas del sector, “Microhobby”, “Micromanía” y “Megaocio”. Y es en la primera en donde aparece un personaje que a pesar de ser un cascarrabias y vivir aislado en su castillo, si no hubiera sido por él, no habríamos sido capaces de resolver muchos de los enigmas que las aventuras ponían delante de nuestras narices, estamos hablando de El Viejo Archivero.
Gracias a sus artículos en Microhobby muchos de nosotros conocimos el mundo del rol y de las aventuras, y aquí hay que decir que Andrés fue un auténtico pionero, yo incluso me atrevería a decir que si el trabajo de Community Manager hubiera existido en aquella época, estoy convencido que Andrés habría sido de los que hubiese creado escuela, todo ello con el increíble valor añadido que tuvo esta aportación a la difusión del género de la aventura en nuestro país.

Finalmente los gastos del mantenimiento del equipo, las bajas ventas de las aventuras y el lento ritmo de producción del equipo hicieron que Aventuras AD acabase desapareciendo del panorama del software español. Juegos como “Cristobal Colón”, “En lo Profundo”, “Miguel Hernández” o “Evolución” nunca llegaron a ver la luz del sol. La puntilla llegó de la mano de las aventuras gráficas de Lucas y Sierra, y el Viejo Archivero acabó retirado en los Cárpatos durante más de dos décadas, pero nunca desapareció de nuestros corazones.

CONTINUARÁ...

Artículo escrito por Santiago Márquez

votar

11 comentarios:

Estupendo e instructivo artículo. Muchas gracias a Santiago por su trabajo. Espero poder disfrutar pronto de la continuación.

A finales de los 80 aún era demasiado niño y nunca tuve interés en los juegos de la época. También es cierto que por aquel entonces poca gente de mi entorno disponía de ordenador. Mi contacto con el mundillo se produjo algo después y directamente a través de las aventuras gráficas, así que soy un gran desconocedor de las aventuras conversacionales. Por eso me resultan tan interesantes las obras de "arqueología", como este artículo o el mencionado libro 8 Quilates, que tratan sobre este género y sobre la era dorada del software español. Para los que no vivimos directamente ese momento resulta una época fascinante llena de juegos que nunca deberían caer en el olvido.

Lo dicho: un trabajo estupendo que deja con ganas de más :)

Me ha venido a la mente aquella antigua anécdota del síndrome de la palabra exacta del Zipi y Zape, anécdota curiosa y divertida donde las haya. Seguro que Santiago lo recuerda y nos lo explica mejor, que yo me expreso como el culo y no lo recuerdo del todo bien.

Saludos pa tos

¡Qué ilu! La foto del inicio del post... ¡es la de mi cole! :D

¡Y gracias a Yolanda por reservar un espacio en su blog para las "buans y viejas" (¿o acaso no tan viejas...?) aventuras de texto y a Santiago por escribir en él!

Como siempre en España, las cosas se hacían caras, rápido y mal, el motor era muy flojo, haciendo que todos los juegos parecieran iguales y tuvieran los mismos fallos.
Se podría haber hecho un motor estilo scumm, pero como el dinero lo queremos ya, usemos el que ya existe y saquemos mierda en cinta.
Que lástima...

Ah! y no hablemos de "ke rulen los petas", juego que se vendió sin terminar XD

Cireja, había que poner:

LANZA CLAVO BAJO ÁRBOL

¡Toma ya! ¡Con dos cojones! xDDDDDD.

Ostris, el Ricpelo por aquí!!! Qué punto!
Para quien no lo sepa, el amigo Ricpelo (Sothoth) está detrás de la aventura conversacional Alien.

Sobre el Zipi y Zape, pues a ver si alguien se anima y nos cuenta un poco la anécdota aquella. Yo recuerdo haber leído sobre el tema sabe dios donde, no recuerdo mucho. Tuvieron que hacer ingeniería inversa y yo qué sé más para salir de un atasco en dicho juego. Una odisea. Yo creo que es más chula la historia esa de la anécdota que el juego en sí, jeje.

Alégrome yo de leerte, don Ricpelo :)

Jejeje, un placer, Cireja. Contento yo de ver a un máximo entendido en materias aventuriles :).

Aquí está la información sobre el Zipi y Zape (de recomendada lectura; es la leche):

http://lineadura.wordpress.com/2006/03/01/derribando-el-mito-%C2%BFquien-mato-a-la-aventura-conversacional/

¡Saludos!

Perdon por indicar esto, no quiero parecer un taliban del castellano
... pero llega un momento que empiezo a dudar de esta y otras expresiones (como a parte o aparte ...)
http://blog.lengua-e.com/2008/en-torno-o-entorno/

Hola, Anónimo. Tienes razón, en este caso debería ir separado. Gracias por el aviso y perdón por el error.
¡Un saludo!

Alguien sabe si las aventuras conversacionales las trasladaron a móviles java?

Publicar un comentario en la entrada

Licencia de Creative Commons
Las marcas, logotipos, vídeos, música e imágenes de videojuegos mostradas en BAG son propiedad de sus respectivos autores. Se muestran aquí tan sólo con propósitos divulgativos.